lunes

ENFERMERA DEBE TENER VOCACIÓN

+.-HOMBRES SE DESMAYAN CON UNA JERINGA ESQUER CASTRO  +.-MÉDICOS RECONOCEN EL TRABAJO CON PACIENTES: HERNÁNDEZ  +.-SERVIRÉ HASTA DONDE PUEDA. GAXIOLA HURTADO

POR MARTIN ROBERTO VEGA ENCINAS
            Hoy se celebra en México el “Día de al Enfermera”, a quienes se reconoce como la columna vertebral de la mayoría de los equipos de atención de salud en el mundo.

Ellas y ellos, prestan sus servicios no siempre en las mejores condiciones técnicas y estructurales, pero siempre están dispuestos a ayudar a quienes lo necesitan.

Tal es el caso de Patricia de Esquer Castro, que labora en el departamento de urgencias del Hospital General de Zona número; así como de Carmelita Hernández Valenzuela y Evangelina Gaxiola Hurtado, de la clínica hospital del ISSSTE, quienes se esmeran por llevar al paciente no solo la aplicación de medicamentos que prescribe el médico, sino su calidad y calidez en el renglón de atención.
          
  A nosotras (las enfermeras) nos iban a festejar con una semana de jornada de enfermería, pero finalmente solo nos van a hacer una comida y un abrazo a las 14:00 horas en el sindicato ubicado por la No Reelección sur, donde esperamos compartir con muchas compañeras y compañeros enfermeros, explicó De Esquer Castro.

      
      Con más de 10 años de servicio en el área de urgencias del IMSS, la vecina del fraccionamiento Bugambilias, señaló que ya no lleva cuenta de la infinidad de pacientes a los que ha atendido durante toda su carrera.
        
    “Ya estoy sobregirada de tantas gentes que he atendido, me gusta atender a muchos derechohabientes, aunque no muchos son agradecidos, porque para mi el enfermo agradecido es el que se deja curar, atender, pero sin embargo muchos otros al solo ver la jeringa se desmayan, sobre todo los hombres”, aseveró al justificar a las pacientes de su género.
          
  Ninguna mujer se me ha desmayado nunca, celebra.
          
  Me gusta mucho el paciente que se cuida, que cuida su cuerpo, mente y corazón, que acate las recomendaciones de su médico y se deje administrar los medicamentos por nosotras, que somos como sus ángeles, cuidamos recuperen la salud, aseguró al participar que en ese renglón también tiene mucho que ver el familiar.
          
   Hay pacientes que son orientados y sin embargo hacen lo que mejor les parece sin pensar en su salud, y sus familiares, bien gracias, siendo que hoy hay muchas alternativas de recuperación de la salud, se cura solo quien quiere y se deja curar, sostuvo Patricia de Esquer Castro.

            Por su parte, al coincidir, Hernández Valenzuela hizo saber que para ella en sus 25 años de enfermera ha tenido muchas satisfacciones.

            “Ingrese el 2 de marzo del 87, y desempeño mi profesión con mucha vocación, me gusta servir al derechohabiente y mi labor la hago con amor y voluntad”, dijo la esposa de José Luis Arce, con quien procreo a José Luis e Hiram Ramsés Arce Hernández, a quien ofrece su carrera y resultados.
           
 La trabajadora del Quirófano de la clínica hospital del ISSSTE, pidió como regalo de reyes y en ocasión de su onomástico mucha salud para seguir apoyando a los pacientes de este nosocomio.

            
También pido salud para los pacientes y mi familia, y en eso me inspira Jesús nuestro señor, estoy orgullosa de trabajar para Él, porque en el médico veo al señor que es el médico de médicos, asentó de forma categórica.
       
     Dijo, a propósito del médico, recibir buen trato de estos profesionales de la medicina, y recordó que ellos reconocen el lugar y espacio de la enfermera.
    
        Pidió a las juventudes que estudian enfermería observar bien si esa es su vocación, “porque no solo se es enfermera o enfermero por querer serlo, se requiere vocación, entrega, dedicación”, asentó al participar que son muchas las experiencias que se pasan en el tiempo de esta labor.

            Dios nos paga todo, y por eso trabajo de corazón, sin espera nada, aunque a veces un paciente agradecido te trae papitas, panelas, pero porque le nace, nosotros no pedimos nada, aseguró.

            En tanto al coincidir, Gaxiola Hurtado con más de 38 años en esta profesión, de los cueles 8 trabajó en el Sanatorio Lourdes y 27 en el área de urgencias del ISSSTE, señaló que su trabajo le fascina y en el pone todo su esfuerzo.

            Aquí recibimos accidentados, infartados, picados por animales ponzoñosos, por arma blanca, balaceados y otros, por lo que siempre estamos listas, prestas a atender a quien llegue a recibir atención médica.
            La vecina del fraccionamiento Infonavit Obrera, reconoció que en los años de su juventud pensaba que se retiraría al llegar a una edad considerable de edad, pero hoy su pensar ha diferido un poco ya que al faltarle solo un año para jubilarse su pensamiento es de seguir sirviendo hasta que pueda en esta hermosa labor de cuidar, atender enfermos.

            Yo al levantarme por las mañanas le pido a Dios sea mi guia, me de paciencia, tolerancia y dedicación que ocupa el paciente y sea atendido por mi como se merece.

“Se que tal vez por esas oraciones matutinas, al atender a un paciente, veo en ellos a mi papa, mama, hermanos, a mi hijo, a mi esposo, al propio Jesús”, confesó al iluminársele sus ojos de una felicidad sin límites, “los atiendo como me gustaría me atendiesen a mi en un dado momento”.

            Soy una persona de mucha fe, y se que servir a los pacientes es servir a Dios, quiero seguir sirviendo por siempre en este trabajo pesado, pero que se hace con amor

HISTORIA DE LA ENFERMERÍA

El seis de enero se celebra en México el día de la enfermera, en virtud de que el médico José Villagrana, director del Hospital Juárez de México, calificó como un “regalo de reyes” para los pacientes la presencia de las enfermeras.

La historia de la enfermería se remonta a las primeras enfermeras monásticas e islámicas en la Edad Media, aunque se considera a Florence Nightingale (1820 - 1910) como la madre de la enfermería moderna y creadora del primer modelo conceptual de enfermería.

Destacó desde muy joven en la matemática, aplicando después sus conocimientos de estadística a la epidemiología y a la estadística sanitaria.

Otra famosa enfermera además de Florence, es la célebre Madre Teresa de Calcuta, para quien éste fue su primer trabajo después del noviciado, aunque deja el hospital para regresar al convento previo a iniciar la labor que le hizo bien conocida.

El México, el INEGI con propósito de este día publicó una serie de estadísticos relativos a este sector de la población, donde la población ocupada que presta servicios de enfermería profesional, técnicos y auxiliares asciende a 302 mil personas; alrededor de 9 de cada 10, son mujeres.

La edad promedio de las enfermeras y los enfermeros generales es de 38 años.
El promedio de escolaridad de la población dedicada a la atención y cuidado de los enfermos es de 12.2 años de estudio.
Siete de cada diez enfermeras y enfermeros residen en localidades de 100 mil y más habitantes y uno de cada diez, en localidades rurales.

Nueve de cada diez enfermeras/os prestan su servicio a cambio de un sueldo o salario y la proporción restante trabaja en forma independiente y cerca de 9 mil enfermeras/os, declararon hablar alguna lengua indígena.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

MARTIN URIETA

Loading...