viernes

MAESTRA ANASTASIA CASTREJÓN LARA

“ T a c h i t a ”


*.-CUMPLIRÁ 100 AÑOS DE VIDA EL 27 DE ABRIL
*.-NACIO EN LA HACIENDA DE SAN VICENTE, MUNICIPIO DE ROSAMORADA, EN NAYARIT
*.-SU ESPOSO FUE DON JUAN VILLASEÑOR, CON QUIEN PROCREO CINCO HIJOS
*.-TIENE 12 NIETOS Y 13 BISNIETOS
*.-TRABAJÓ DENTRO DEL MAGISTERIO POR AÑOS
*.-ORGANISMOS EDUCATIVOS Y RELIGIOSOS LE HAN LLENADO LA VIDA DICE
*.-SU AGRADECIMIENTO A DIOS

NAVOJOA.-“Me siento contenta, mi espíritu está dando gracias a Dios, Pienso yo que no merezco tanto, que me ha estado dando tanto Navojoa a quien a través de 50 años atrás he amado tanto, siento mucho amor en amistades y organismos educativos y religiosos que me han llenado de vida en este que es mi mundo”.
Afirmó la profesora Anastasia Castrejón Lara “Tachita”, al ser entrevistada en su residencia de la colonia Rosales, en ocasión de sus primeros 100 años de vida este 27 de abril, ante la mirada emotiva y de orgullo de las damas servidoras de la parroquia de Nuestra Señora del Carmen, donde ella sirviera en los últimos años.
“Pensaba yo llevarme todo esto para presentarlo al altísimo el día de mi muerte, empero, ya se adelantaron ustedes y pues hay que soltarlo de una vez, Muchas gracias por tanto amor”, asentó quien nació el 27 de abril de 1909 en la Hacienda de San Vicente, Municipio de Rosamorada, Nayarit, siendo la penúltima de siete hermanos, donde figuran Damaza, Jesús, Refugio y Bonifacio, de la familia conformada por don Manuel Castrejón y Doña Apolinar Lara.
“Yo le iba a decir (a Dios) Señor aquí está todo lo que tu me has dado y es tuyo, mi acción de gracias porque he recibido mas de lo que yo he dado, tu gente generosa de esta colonia y la ciudad, desde los niños y jóvenes de ambos sexos, los padres de familias que pusieron en mis manos mas de 250 infantes que hoy me recuerdan, como es el caso de tu esposa (esposa del reportero) Guadalupe Ayala, a la que di catecismo de pequeña”, cita.
Castrejón Lara, recuerda que fue en 1953 años que se vino a Navojoa a Vacacionar con su esposo Juan Villaseñor y sus hijos Guadalupe Eugenia, Juan Francisco, Efrén Salvador, María Alicia y Javier a trabajar en la construcción de la presa Adolfo Ruiz Cortines que estaba a cargo de la compañía norteamericana “Morris” luego de que su hermano Jesús Villaseñor lo invitara a participar con él en la construcción de dos pequeñas barcas que operarían al inaugurar la obra hidráulica, tal y como se hizo.
“Mis vacaciones no se han terminado, nadie ha gozado de unas vacaciones tan largas y placenteras como yo en Navojoa, todavía estoy de vacaciones”, asentó al participar que los materiales para la construcción de las embarcaciones se tuvieron que trasladar desde la unión americana (New York) al no haber en los astilleros de Guaymas.
“Vi el vertedor desde sus cimientos y hasta la construcción total del mismo, así como la lancha flotar con 20 funcionarios y trabajadores de recursos hidráulicos en las primeras aguas de la presa Mocuzari, luego de llenarse la obra”, asentó al recordar que esa “Lancha” no era cualquier cosa sino una barquita construida con elegancia, para luego fabricar otra para don Juan Salido.
Tachita se traslada años atrás y recuerda que antes de venir a Navojoa vivía con sus 5 hijos en Tepic, Nayarit, donde se casó con el ya mencionado Juan Villaseñor.
“Nos casamos por la iglesia a escondidas porque había en ese tiempo un a gran persecución religiosa, en el templo de la Cruz, en ese tiempo, 1933 iniciaba yo a laborar como maestra en Santa Cruz, teniendo que hacer un verdadero sacrificio para llegar allá ya sea por tierra, a caballo, a pie y hasta por agua, cuanto batallar, empero, valió la pena”, sostiene. La maestra “Tachita” participó que aprendió a leer y escribir primero en su hacienda natal, para después cursar hasta cuarto grado en dos escuelas, una de Tuxpan y otra de Nayarit, para luego con el apoyo de su padrino, Gerardo Carrión, un español encargado de la Hacienda trasladarse a caballo durante dos días de travesía a la ciudad de Tepic, Nayarit, donde cursó quinto y sexto grado en la escuela primaria Belisario Domínguez.
“En ese tiempo había mucho peligro por la revolución maderista”.
Siendo estudiante la maestra Anastasia junto con otras dos niñas representó a toda la escuela en un movimiento de apoyo por el cese in justo de su directora, acudiendo ante el Gobernador Francisco Ramírez Romano, ante quien plantearon el problema que finalmente arrojó resultados favorables volviendo a su puesta dicha maestra.
En otra ocasión habló a nombre de la niñez y juventud de su estado, ante el presidente de la república General Álvaro Obregón, quien a bordo del tren Olivo, hacía un viaje desde la capital del país al estado de Sonora.
“Estuve tan cerquitas de él como usted y yo ahora y me dio un abrazo, no le dije nada, solo me limite a saludarlo y brindarle los respetos de la población”, asentó.
A los 19 años inició su labor de maestra en pequeñas comunidades de su estado natal, profesión que ejerció hasta 1972, por sus 44 años de fructífera labor magisterial, siendo los 10 últimos en el estado de Sonora.
En 1944 tuvo una participación como delegada del magisterio a la ciudad de México, para asistir a un congreso de Unificación, evento de donde surgió el SNTE, siendo presidente don Manuel Ávila Camacho y secretario de Educación el doctor Jaime Torres Bodet, cuyo congreso efectuado en el palacio de Bellas Artes se desarrolló durante 6 días con alrededor de 2 mil maestros.
“El doctor Torres Bodet era un hombre integro, extraordinariamente de una personalidad muy especial, a quien tuve el orgullo de conocer al visitarlo en sus oficinas de la SEP”, asevera nostálgica. “He ido a muchas partes del país y he conocido lugares tan hermosos como Acapulco, Manzanillo, Mazatlán, San Blas, Puerto Vallarta, La Paz y Verazruz, así como entidades de 17 capitales de diferentes estados de la república”.
Tachita, vivió por año y medio en Mocuzari, hasta la conclusión de la presa y luego se trasladó a Navojoa donde radica desde 1954, contando actualmente con 12 nietos y 13 bisnietos además de sus hijos políticos.
Como fiel creyente, de inmediato se insertó en la Iglesia Católica participando en los diferentes movimientos: Rosario Perpetuo; Catecismos; Cruzada del Amor, de Sarita Castro, siendo fundadora de esta cruzada; Movimiento Familiar Cristiano, Cursillistas de Cristiandad y otros,
Fue presidenta en 1960 del comité pro construcción de la iglesia de Nuestra Señora del Carmen siendo su primer párroco el presbítero Ramón Alberto Durazo (tío del padre Sergio Hugo Trujillo Durazo) y del primero Obispo José de la Soledad Torres Castañeda.
Fundó la escuelita católica “San Estanislao de Koetka” bajo la asesoría del padre Durazo, cuya institución operó por alrededor de 10 años con una población de 250 niños desde preescolar hasta cuarto grado de primaria, donde la maestra Auristela Valdez, directora del Colegio Bosco, colaboró ampliamente.
Por 10 años en respuesta al Servicio Penitenciario, llevó a los Internos de la Cárcel de Tetanchopo, comida una vez por semana, junto a otras damas cursillistas del Grupo Santa Ana en donde participara por 20 años, quienes hasta la fecha la siguen visitando y colaboró con el asilo de ancianos de Pueblo Viejo como integrante del patronato , así como de la casa Hogar Claret, con el padre Pedro Aldama.
Recuerda a los señores Obispos José de la Soledad Torres Castañeda, Miguel González, Luis Reinoso, Vicente García Bernal, así como al actual don Juan Manuel Mancilla Sánchez.
“Mando un abrazo a donde quieran que estén, a todos los sacxerdotes que me han conocido, Ramón Alberto Durazo, Jesús de Alba, Pedro Aldana, Salvador Flores, Rafael García, Javier Serratos, Felipe de Jesús González, Mario García, Ramón Corona, Mauro Río y Hugo Trujillo”.
Actualmente observamos a una Tachita muy lúcida, que sigue haciendo sus oraciones diarias y en ocasiones en compañía de sus amigas del grupo de las Gordoskis, donde también fue fundadora, para luego confesar que hoy dedica mucho tiempo a la lectura.
“Me dedico a leer mucho, leo de cabo a rabo la columna del licenciado Gerardo Armenta Balderrama y también la de Mario Rivas, qué buenos analistas son, cada cual con su propio estilo, no me los pierdo cada día”, asienta al finalizar, no sin antes agradecer a la comunidad navojoense por el gran cariño que le tienen.
“A todos los amo porque son el gran regalo que Dios me dio y que pienso presentar al altísimo el día de mi muerte, los llevo en mi corazón, muchas gracias”, concluyó Anastasia Castrejón Lara “Tachita” quien felizmente cumple 100 años este 27 de abril.

3 comentarios:

  1. YO CONOSI A TODOS SUS HNOS.DON BONY VIVE EN S.V.

    ResponderEliminar
  2. CONOSCO A DOÑA TACHITA-- LOS- CASTREJON DE SAN VICENTE-SON--PERSONAS DE BIEN-DON VICTOR CASTREJON -TIENE- MUY BONITAS-NIETECIAS-UNA SE YAMA PAULINA--

    ResponderEliminar
  3. Mi tachitaa!! :$
    ella es mi tia aabuela, cumplirá 103 años en este abril..

    ResponderEliminar

MARTIN URIETA

Loading...