sábado

Amplían el Año Jubilar Diocesano hasta 2010

Por Martín Roberto Vega Encinas
EL INFORMADOR DEL MAYO
NAVOJOA.- La Apertura del Año Jubilar Diocesano con motivo de los 50 años de la erección de la Diócesis de Ciudad Obregón, el cual se extenderá hasta el mes de febrero del 2010 anunció el obispo Juan Manuel Mancilla Sánchez.
En una circular, el obispo de la Diócesis de Ciudad Obregón recordó que el mes de febrero de 1960 muchas personas se congregaron llenas de esperanza en el atrio de la antigua Catedral del Sagrado Corazón de Jesús, para ser testigos del inicio de esa Diócesis y participó que “hoy nosotros, llenos de gratitud y esperanza nos congregamos en la nueva Catedral para tal celebración”.
Mancilla Sánchez señaló que el Papa Juan XXIII mediante la Bula “Cum petiisset” dividió la extensa Diócesis de Sonora, considerando que esto sería de gran utilidad para los fieles.
El prelado mencionó que en el camino recorrido en este medio siglo de vida de nuestra Iglesia Diocesana, muchas veces no se ha vivido el Evangelio en toda su plenitud, “por ello pedimos perdón a Dios y a nuestros hermanos a quienes hemos defraudado”.
El máximo Jerarca Católico reconoció que gracias a Jesucristo Buen Pastor, “también hemos tenido a muchos hermanos nuestros, tanto sacerdotes como laicos, que con su testimonio de vida cristiana, han edificado admirablemente a nuestra comunidad”.
Mancilla Sánchez convocó a toda la feligresía del Sur de Sonora, a dar infinitas gracias a Dios por todas las gracias que durante este tiempo él ha derramado en favor de su pueblo y mencionó que “el Año Jubilar Diocesano que hoy comenzamos y se prolongará hasta febrero del 2010, deberá animar el caminar Pastoral como Iglesia Particular de Ciudad Obregón para realizar con gran provecho, la Gran Misión Continental”.
HISTORIAL
El Papa Juan XXIII crea la Diócesis de Ciudad Obregón, el 20 de junio de 1959 con la Bula, Cum petiisset. Ejecutada el 24 de febrero de l960, esta tierra bendecida por el Sagrado Corazón de Jesús, y gobernada por el primer obispo José Soledad Torres Castañeda, hombre obediente y sumiso, llegado en el nombre de Cristo, como Padre.
El 20 de noviembre de 1961, nos da la Niña de sus Ojos, el Seminario, su recuerdo y su cuerpo permanece entre nosotros, como mártir sencillo y humilde.
En 1967, llega a nuestras tierras una nueva señal de Dios, el Sr. don Miguel González Ibarra, amante de su pueblo, deja para nosotros, la nueva Catedral.
En 1982, Juan Pablo II, nombra Obispo al Sr. Luis Reynoso Cervantes, hombre organizador que deja un regalo para la Diócesis, el Seminario Mayor.
Una nueva bendición, apareció en el horizonte “heme aquí” don Vicente García Bernal.
Era el 24 de mayo, 1988, un obispo muy sencillo humilde y lleno de Dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

MARTIN URIETA

Loading...