viernes

Estimados Periodistas:

SAN FRANCISCO DE SALES
Por Amadeo Rodríguez Magro; Obispo de Plasencia
Hoy (ayer) 24 de enero en el día que en la Iglesia se celebra la fiesta de San Francisco de Sales, patrono de los periodistas y de los medios de comunicación, quiero hacer llegar mi felicitación a todos los profesionales que en esta diócesis trabajáis en prensa, radio, televisión o en internet, sea cual sea vuestro ámbito de actuación: nacional, regional o local.
En mi intención está también el agradecer a cada periodista vuestra importante y necesaria labor cotidiana, de la que este Obispo y la Diócesis de Plasencia se benefician cada vez que os hacéis eco de nuestra actividad y la ponéis de relieve.
Soy muy consciente de que detrás de cada medio hay unas personas que con profesionalidad realizan una tarea imprescindible en esta sociedad, la de poner al día de las noticias, con prontitud y fiabilidad, a los ciudadanos de este mundo global.

Quizás sea hoy la ocasión más propicia para poner de relieve a la persona que está detrás de los textos y las imágenes con que vuestro trabajo hasta los ciudadanos.
Gracias por vuestro servicio y por vuestro respeto a nuestra Diócesis.

Y gracias también por vuestras críticas, cuando llegan; porque, aunque en ocasiones pudieran no parecernos justas, os puedo asegurar que siempre nos ayudan a una reflexión autocrítica y, sobre todo, a preguntarnos si sabemos manifestar lo que somos y vivimos con la claridad suficiente para que lo entiendan los medios de comunicación y éstos lo muestren a los ciudadanos.
Como tengo un bien, que comparto con todos los creyentes, el de poder hablar con Dios, aprovecho para ofreceros mi oración a vuestro patrono, pidiéndole que os ayude a poner, como él, belleza y amor a la verdad en vuestro rico y peculiar trabajo; y también le pido que os enseñe a mirar a las noticias que ofrecéis, aunque no pertenezcan a vuestro mundo de creencias o valores, con profundo respeto a quienes las protagonizan; concientes de que el mejor servicio que le podéis hacer a la sociedad es ser fieles y respetuosos transmisores de lo que cada uno muestra y ofrece, confiando en todo momento en la madurez de los ciudadanos, que han de ser los que hagan su dictamen sobre la información que reciben.
Por si os sirve, os recuerdo que San Francisco de Sales siempre consideró los valores evangélicos como un buen cauce para presentar la noticia y para mirar a la realidad; hasta el punto de ser considerado un Evangelio que habla.

En realidad, como él mismo decía, "la única diferencia que existe entre el Evangelio escrito y la vida de los santos es la que hay entre una partitura de música escrita y la ejecución por un maestro.
Deseando que paséis un buen día, aunque la inexorabilidad de vuestro trabajo no os permita dedicar mucho tiempo a la fiesta, os reitero mi felicitación.
+ Amadeo Rodríguez Magro. Obispo de Plasencia

No hay comentarios:

Publicar un comentario

MARTIN URIETA

Loading...