lunes

EPIFANÍA ES MANIFESTACIÓN DE DIOS EN TODO EL MUNDO: PÁRROCO ROBLES MANZANEDO

+.-SE RECUERDA A LOS MAGOS DE ORIENTE +.-SÍMBOLO PARA BUSCAR A CRISTO  +.-MARÍA ES LA ESTRELLA QUE HOY NOS GUÍA COMO LUZ A JESÚS

POR MARTÍN ROBERTO VEGA ENCINAS

María, es el símbolo de “La Epifanía del Señor”, porque es hoy ella misma (María) que como la Estrella de aquél tiempo nos Guía como luz hacia su Hijo Jesús en la Sagrada Eucaristía.

Afirmó lo anterior, el presbítero Antonio Ernesto Robles Manzanedo al referirse al día de los Tres Reyes Magos que se celebra hoy, como un acontecimiento al que la Iglesia Católica denomina “La Epifanía del Señor” y que litúrgicamente en el calendario de la Iglesia universal se recuerda en las misas este domingo 5 de enero.

Debemos descubrir, dijo, el misterio de esta celebración, donde con la llegada de Jesús, tenemos el derecho de conocer al Padre en él y ofrecerle todo nuestro ser, acciones y sufrimientos.

El titular de la parroquia de San Ignacio de Loyola, señaló que “La Epifanía del Señor”, es la misma “Manifestación del Señor” que recuerda aquel episodio del Evangelio en el que unos Magos de Oriente llegaron a adorarlo y a ofrecerle regalos a Jesús "Rey de los Judíos", donde una gran estrella los guió, cuya fiesta está cargada de simbolismos donde se conjugan el bien con el mal.

 “En nuestro país y América tenemos la estrella brillante que es la virgen María quien nos lleva a adorara al verdadero Dios en su hijo Jesús”, reafirmó.
 El líder católico, hizo saber que el bien va con el niño Jesús y el mal con el Rey Herodes que en su celo por ser desplazado por ese nuevo rey manda matar a muchos niños.

Robles Manzanedo mencionó que este 6 de enero en realidad se celebra la Manifestación del Señor a todo el mundo, donde Dios se revela no sólo a los pastores, no sólo a los judíos y también a aquellos hombres de ciencia, ricos y poderosos que se ponen en camino desde tierras lejanas, simbolizados en los Reyes Magos que le ofrecen todo lo que tienen.

El purpurado, apuntó que la búsqueda y seguimiento de esa estrella se interpreta como una manifestación de la presencia de Dios que significa que su hijo debe ser reconocido por todos los hombres, de todos los lugares y todos los tiempos.

Recordó que los Magos de Oriente al encontrar al niño Jesús, se postran entonces y lo adoran y abundó que con sus regalos, los tres personajes hablan de lo que ellos encuentran en Él, fuente de toda bendición y a quien le deben todo su poseer en espíritu y material.

El oro, dijo, se le ofrece sólo a los reyes, por lo que reconocen en Jesús al Rey; el incienso, se le ofrece sólo a Dios, por lo que revelan que Jesús es Dios; y la mirra es un perfume oloroso que reconoce en Jesús Rey, Hijo de Dios, también a un Hombre.

La Epifanía, recalcó, es una bella historia que merece nuestra reflexión, porque además es una oportunidad para continuar meditando en el gran Misterio de la Encarnación, y para compartir en familia las bendiciones y gracias que este milagro nos trajo.

Robles Manzanedo subrayó que hoy la Iglesia celebra la Epifanía para recordar la Manifestación del Señor a aquellos hombres que buscaban ansiosa-mente y simbolizan la sed que tienen los pueblos que todavía no conocen a Jesús.

La Epifanía, en este sentido, dijo, además de ser un recuerdo, es sobre todo un misterio actual, que viene a sacudir la conciencia de los cristianos dormidos y donde la Iglesia constituye con la fiesta un reto misional.

“Es una acción de trabajo generoso e inteligente-mente para manifestar a Cristo al mundo, o traiciona su misión, cuya tarea esencial e ineludible es poner todo nuestro esfuerzo llevar a Cristo a todos aquellos que no lo conocen”, asentó al concluir Antonio Ernesto Robles Manzanedo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

MARTIN URIETA

Loading...