jueves

CUARESMA, TIEMPO DE ENCONTRARSE CON DIOS: CARPENTER

POR MARTÍN ROBERTO VEGA ENCINAS
EL INFORMADOR DEL MAYO
NAVOJOA.-
Durante los siguientes cuarenta días deberemos de hacer un desprendimiento temporal de nuestras debilidades, y todo lo que ofende a Dios como lo son los pecados capitales, para seguir a nuestro Padre Dios, que este tiempo de cuaresma sea de encuentro con él, para lo cual deberá haber reflexión constructiva, corregir rumbos equivocados y en donde haya un verdadero arrepentimiento.
Dijo lo anterior el presbítero Charles Carpenter durante la homilía de la misa de Miércoles de Ceniza e inicio de cuaresma celebrada en el CERESO local, donde impuso ese polvo a los internos católicos de dicho centro.
“Sobre todo deberá haber gracia y bendiciones, por lo que no deberá faltar en el creyente la oración y al ayuno”.
Acompañado por integrantes de la pastoral penitenciaria católica, el asesor de la Pastoral Penitenciaria del Decanato de San Ireneo, recordó que con el bautismo dios transforma al hombre en hombre en uno nuevo e imprime el sello de hijo de Dios, transformando nuestra primera personalidad en otra nueva.
Citó el ejemplo de un vehículo que luego de los años envejece y le salen detalles que hay que conocer y corregir, porque si se le presta la unidad a un nuevo chofer no sabrá cuales son sus defectos, “por eso el sacramento de la reconciliación, que borra todo pecado”, asentó al apuntar que el cuerpo del hombre se asemeja a ese carro al que habrá que corregir errores.
“Tenemos que alcanzar primero la libertad de corazón para posteriormente alcanzar la libertad del movimiento, de otra manera al salir de esta cárcel seguiremos obedeciendo al yo viejo y eso no es bueno, no es de Dios”, aseveró al instar a los presos a convertirse y creer en el evangelio, como lo aplica la fórmula bíblica.
Dijo que todo fiel y creyente deberá tener en especial en este tiempo interés por conocer su conducta diaria en la vida de Cristo, que es de amor, respeto y sacrificios, apuntando que el bien siempre trae muchas bendiciones y beneficios.
Para finalizar Charles Carpenter dijo que los internos por estar en cautiverio de alguna forma viven un sacrificio el cual deberán ofrecer cada día a Dios, como formula de arrepentimiento y para alcanzar sus gracias divinas.
“Debemos, dijo, ser generosos unos con otros y alegrarnos por este tiempos, hacer de la cárcel como un monasterio en donde todos los internos nos sintamos monjes”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

MARTIN URIETA

Loading...