miércoles

DEL INFIERNO AL TRIUNFO: RAMÓN RODRIGO IBARRA CHÁVEZ


+.- Ramón Rodrigo Ibarra Chávez, hizo un llamado a las autoridades de impulsar más esfuerzos para el beneficio de las personas con discapacidades

POR MARTIN ROBERTO VEGA ENCINAS
            La mayoría de las personas con discapacidad son derrotadas por la soledad y muchas veces piensan que no volverán a ser felices, sin embargo, para Ramón Rodrigo Ibarra Chávez, luego de sufrir un accidente automovilístico donde quedó inválido, nunca pensó que su vida a base de dedicación y esfuerzo, lograría superar todos los obstáculos.
A pesar de sus limitaciones físicas, Ibarra Chávez es ya un reconocido fabricante de piñatas de la región y es considerado un ejemplo a seguir por todas las personas que lo conocen.
Padre de 3 hijos, la mayor es Yomara Guadalupe, seguido de Ramón Orlando y la más pequeña Liliana, quienes le ayudan a elaborar variedad de piñatas.
“He logrado salir adelante, porque mis hijos me necesitan, ellos son lo más importante en mi vida; por ellos y con la ayuda de Dios he superado todos los obstáculos; logré salir de un infierno que parecía que nunca terminaría”, enfatizó.
Recordó que hace 8 años, ante el desespero de no darle a sus hijos lo que merecían, dejó su tierra natal, en el ejido Francisco Villa, comunidad del municipio de Álamos, para buscar empleo a Estados Unidos, siendo en Maricopa Arizona donde paisanos lo invitaron a realizar varias labores.
“Fue un año completo que estuve en Maricopa Arizona, ahí encontré varios trabajos, a veces me iba bien y a veces mal; siempre extrañaba a mis hijos, quería lo mejor para ellos, por eso decidí irme para darles lo que merecían, porque cada año batallaba para comprarles regalos y ropa”, aseveró.
Indicó que después de un año de residir en el país vecino, sufrió un accidente automovilístico, minutos después de terminar su jornada de trabajo.
“Lamentablemente sufrí un accidente; había terminado mi jornada de trabajo y unos amigos me dio un aventón en su camioneta; me acomodé en la parte de atrás, pasaron unos minutos y mi compañero perdió el control del volante, por lo que salí disparado”, expresó.
Después del accidente, Ibarra Chávez despertó en un hospital, donde le dieron la noticia que debido al golpe y las múltiples heridas, iba a quedar invalido.
“Desperté y fue la primera noticia que me dieron;  sufrí una fractura en la médula, no sabía qué hacer, mi futuro estaba incierto, tenía solamente 24 años, era aterrador pero muy al fondo algo me decía que no me diera por vencido”, argumentó.
Contó que al regresar al Ejido Francisco Villa, todos lo recibieron con los brazos abiertos, menos su señora esposa.
“Me reservo a contar lo de mi ex esposa, lo único que quiero pensar es que salí adelante gracias a la ayuda de mi padre y mis hijos, sobretodo de Dios”, aseguró.
Declaró que durante 2 años, estuvo en la miseria y no lograba encontrar algo que realmente le permitiera rehacer su vida.
“Yo me encontraba impaciente, no sabía qué hacer, estaba enojado con la vida, pero tenía que hacer algo, porque mis hijos me necesitaban”, citó.
Manifestó que una vecina lo invitó a un curso de elaboración de piñatas por medio del DIF del Municipio de Álamos.
“Yo no quería ir, se me hacía algo difícil ir durante mes y medio al Municipio de Álamos, pero mi padre se ofreció ayudarme; el curso ya tenía dos semanas de haberse iniciado, pero inmediatamente logré adaptarme; al  ver a toda la gente que quería superarse y tener una mejor calidad de vida, me motivó a seguir adelante con el curso”, explicó.
            SUPERACIÓN
Luego de terminar el curso, Ibarra Chávez, comenzó a elaborar piñatas en el Ejido y después de un tiempo decidió hacer crecer su negocio.
Declaró que su proyecto fue turnado a través de la dependencia  Reforma Agraria, actualmente Sedatu, y gracias a los esfuerzos que realizaron integrantes de la Unión Nacional de Organizaciones Regionales Campesinas Autónomas, Unorca Coordinadora Nacional, fue aprobado.
“Yo quería algo mejor, sabía que si me quedaba en el ejido, el negocio no iba a funcionar, por lo que decidí a pedir apoyos en proyectos productivos, siendo la Unorca Coordinadora Nacional, la que me abrió las puertas de conseguir los recursos a través de la Reforma Agraria y mejorar mi calidad de vida”, relató.
Actualmente, Ramón vive en la colonia López Nogales, al oriente de la ciudad de Navojoa, donde elabora las piñatas y ya cuenta con una empleada.
“Mi negocio, además de mis hijos, ya contamos una persona que nos trabaja; eso me llena de satisfacción porque estoy ayudando a una familia más”, aclaró.
Recordó que hace 4 años, cuando llegó a Navojoa, vivían en una pequeña casa de madera, pero con las ventas de las piñatas lograron salir adelante.
“El proyecto aprobado por la Reforma Agraria me ayudó para construir una casa, comprar una camioneta y ampliar mi negocio; siempre agradeceré a quienes me ayudaron, nunca pensé que todos esos beneficios me llegarían”, afirmó.
Después de un año de haberse aprobado el proyecto, Ibarra Chávez fue invitado por la Reforma Agraria a compartir su experiencia en un Foro Internacional denominado, “Hacia un México Ciudadano y Municipalista”, realizado en octubre del 2011 en Hermosillo, Sonora.
“La verdad fue una bonita experiencia, de lo mejor que me ha pasado; mi vida ha cambiado y mejorado en todos los aspectos, recuerdo cómo hace ocho años mi vida era un infierno y ahora estoy feliz de todo lo que he logrado”, dijo.
DEPORTE
Precisó que no solamente ha buscado sobresalir en lo laboral, sino también en lo deportivo.
“Yo tengo más de 3 años practicando el basquetbol sobre silla de ruedas, me ha ayudado a salir adelante, tengo más disciplina; me motiva mucho a salir adelante y tener contacto con más personas discapacitadas”, comentó.
Ibarra Sánchez, exhortó a todas las personas que han sufrido un accidente y por consiguiente quedaron discapacitados, a seguir luchando por sus sueños y no permitir que la soledad los derrumbe.
“Sé que aún en el país sufrimos de discriminación, que las empresas no nos dan trabajo, que es difícil adaptarnos a la normalidad, pero luchando y con la ayuda siempre de Dios todo es posible”, ratificó.
Ramón Rodrigo Ibarra Chávez, hizo un llamado a las autoridades de impulsar más esfuerzos para el beneficio de las personas con discapacidad.

“Da tristeza ver que aún no se logra ayudar como debe ser a las personas con discapacidad, falta mucho por avanzar, por eso les pido que impulsen más proyectos, porque tenemos los mismos derechos”, señaló.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

MARTIN URIETA

Loading...