martes

MAYOS BAÑAN A “SAN JUAN”

+.-ALCALDE NATANAEL GUERRERO LÓPEZ PARTICIPÓ COMO "SANTERO MAYOR"

INTEGRANTES DE LA ETNIA MAYO, REALIZARON EL TRDICIONAL BAÑO DE “SAN JUAN”  BAUTISTA, EN LAS AGUAS DEL RÍO MAYO, ANTE LA PRESENCIA DE CIENTOS DE FELIGRESES


POR MARTIN ROBERTO VEGA ENCINAS

Ante la presencia de cientos de feligreses, promeseros y curiosos que procedentes de diferentes comunidades que se dieron cita a las riberas del Río Mayo, la Etnia Mayo de Pueblo Viejo cumplió ayer con el tradicional rito del baño de San Juan Bautista, en cuyo evento participó como Santero Mayor el Alcalde Alberto Natanael Guerrero López, cerrando exitosamente el festejo del Santo Patrono.
El rito ofrecido al Santtito, fue presidido por Esteban Jusacamea Yocupicio, Cobanaro Mayor, quien indicó que el tradicional baño a “San Juancito” simboliza el bautismo de Jesús en el Río Jordán, donde los pascolas mojaron la moyerita del Niño Profeta, quien a su vez hacía reverencia hacia los cuatro puntos cardinales, como símbolo del bautismo a la concurrencia que se ubicaba en los alrededores.
Luego procedieron a bautizar (Rociados con agua de río), a don Esteben Jusacamea Yocupicio, Manuel Maldonado “Mestro” y posteriormente la primera autoridad, cuyo evento fue imitado por toda la concurrencia, al mojarse la cabeza unos a otros, para posteriormente arrojarse a las aguas del cause del río algunos creyentes.
Previamente con los paskolas, venado, tamboreros y fiesteros, con banderas a la cabeza principal del cortejo, trasladaron en procesión al santito desde la ramada tradicional de la placita que se ubica frente al asilo de ancianos, hasta llegar a las riberas del río Mayo, destacando durante el trayecto el sonido del tambor que no cesaba, en tanto que los gritos de pascolas imponían el ambiente, al cual se sumaban los cohetes que estallaban fuerte al ser lanzados aire.
La esfinge de San Juan, previamente fue desvestida por los santeros mayores para posteriormente conducirlo al centro del río y fue allí, precisamente que se escuchó un fuerte estallido de cohetes y cohetotes que lo hicieron a manera de rafaga; al cual se sumó el sonido del tambor que se incrementó en esos momentos en que el milagroso profeta hijo de Zacarías fue sumergido a las aguas como símbolo del bautismo que borra el pecado original.
Posteriormente de estos ritos, “San Juancito” fue trasladado de nuevo a la orilla del cause donde fue otra vez revestido, procediendo luego con la bendición y adoración de cientos de participantes que se formaron en fila, siendo el Alférez Mayor de la etnia Hipólito Jusacamea quien mojaba las molleras de los promeseros participantes como símbolo de la renovación bautismal y bendición del primo de Jesús que se extendió a sus hogares, trabajos y sus mismas vidas.
Luego regresó el cortejo con el santito a la placita de San Juan ubicada frente al asilo de ancianos, donde fue llevado El Bautista al templo étnico que lleva su nombre y se ubica frente a la plaza, para posteriormente volver a la ramada tradicional donde se  reiniciaron las danzas del Pascolas y Venado hasta las 14:00 horas.
Así, llegó la hora de la entrega de comida a los 24 fiesteros nuevos y a la concurrencia en general, para proceder nuevamente al cierre de festividades con el rociado de agua a todos los presentes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

MARTIN URIETA

Loading...